Inicio / Actualidad / Noticias / Ser joven no es un delito

Ser joven no es un delito

con No hay comentarios

Este 12 de febrero se celebra en Venezuela el día de la juventud en honor a la Batalla de La Victoria, con José Félix Rivas al mando, en 1814, y que tuvo como principales protagonistas a jóvenes estudiantes, seminaristas y campesinos.

En la actualidad los jóvenes de nuestras barriadas venezolanas sufren de diferentes estigmatizaciones. Una de las más fuertes es la criminalización por parte, fundamentalmente, de los cuerpos de seguridad.

Pareciera que ser joven en Venezuela es sinónimo de ser delincuente. Desde esa perspectiva al joven venezolano, chamo y chama, se le persigue, se le enjuicia, se le discrimina, se le aparta, y en muchos casos también se le mata.

Las estadísticas de las presuntas ejecuciones extrajudiciales que diferentes monitoreos que se llevan a cabo en Venezuela, a través de diferentes organizaciones de derechos humanos, así lo reflejan.

En el registro que llevamos en Lupa por La Vida, proyecto de monitoreo entre el Centro Gumilla y Provea, destacamos, por ejemplo, que solo en el tercer trimestre de 2021 se reportaron 242 víctimas en todo el territorio nacional por la violencia policial y militar. De ese número, 121 eran jóvenes entre 18 y 30 años.

Las ejecuciones extrajudiciales se han convertido en una práctica sistemática del Estado venezolano cometidas en contextos de dispositivos de seguridad ciudadana, según lo han denunciado también el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU y la Misión Independiente de Determinación de los Hechos.

Foto: Lupa por La Vida

El joven venezolano, en su gran mayoría, es estudiante, profesional, deportista, músico, artista, emprendedor, con insuperables ganas de forjar un futuro acorde con sus sueños de una mejor calidad de vida para él, su familia, su comunidad y su país.

Foto: Lupa por La Vida

En su mensaje a la juventud venezolana este año, la Conferencia Episcopal Venezolana destaca que «los jóvenes se caracterizan por su capacidad de extender su visión en el horizonte, podemos percibir, palpar la valentía y la creatividad del joven venezolano, porque están empeñados en el servicio a los demás».

También, Monseñor José Manuel Romero, presidente de la comisión de adolescencia y juventud de la CEV, invita a los jóvenes a que «sientan la alegría del deber cumplido cuando “van contracorriente” siendo honestos, amables, justos, trabajadores. No nos cansemos de hacer el bien. Es la manera de romper este espiral de corrupción, de violencia, de violación de los derechos humanos».

Por eso, ¡basta de criminalizar a los jóvenes venezolanos!

#SerJovenNoEsDelito